Control de Inventario con RFID

La tecnología RFID brinda múltiples beneficios al proceso de Control de Inventario ya que agiliza el flujo de artículos y se transparenta la cadena de suministro.

 

La solución es aplicable a cualquier tipo de estructuras de negocios e industria. Asimismo, es posible adaptar el sistema de Control de Inventario con RFID en cualquier eslabón de la cadena de suministro, desde la fabricación, centro de distribución o punto de venta.

 

Incluso las soluciones en un mismo eslabón pueden diferir de acuerdo a las necesidades de cada compañía. Por ejemplo, para una tienda de electrodomésticos es justificable colocar 1 etiqueta en cada producto, mientras que en la identificación de golosinas es probable que se resuelva identificar una caja o pallet.

 

El principal beneficio de la Tecnología RFID es que realiza las lecturas de forma múltiple y simultánea, sin necesidad de línea visual. Ver ¿Qué es RFID y cómo funciona? 

 

Materiales necesarios

 

identificacion de prendasPrimeramente es necesario conocer las herramientas que nos permitirán diagramar el sistema de control de inventario.

 

  • Etiquetas inteligentes: las etiquetas con tecnología RFID se aplican a cada artículo, caja o pallet, y se les suministra toda la información pertinente del producto como por ejemplo, talle, color, modelo, material, etc.

 

  • Lectores: la estructura del negocio requerirá la cantidad y el tipo de lectores necesarios. Pueden ser portales fijos o lectores móviles.

 

  • Sistema de Gestión: un sistema analítico almacenará toda la información del inventario con datos de stock, ubicación y otros datos pertinentes.

 

  • Conexión inalámbrica: es necesaria una conexión para que los datos tomados por los lectores se actualicen en el sistema de gestión.

 

 

 

¿Cómo se implementa el Control de Inventario con RFID?

 

La cantidad de materiales y las características de la solución variarán en cada caso. A continuación presentaremos dos casos diferentes:

 

Visibilidad desde la fabricación

 

Esta solución es adaptable a una compañía con influencia en su línea de producción.

1. Aplicación de Etiquetas en los artículos: una vez finalizados de producir los productos, se les anexa una etiqueta inteligente con un número de identificación única y se le proporciona los datos del artículo. En el caso de una prenda textil puede coserse, mientras que un producto que viene en caja puede adherirse.

 

2. Ingreso al almacén: en la puerta de entrada del centro de distribución se coloca un portal de lectura que identifica los artículos ingresantes. El sistema de gestión actualiza el inventario con los productos ingresados.

 

3. Armado de Pedidos y Egreso del almacén: Una vez armado el pedido puede chequearse el correcto armado del mismo realizando una lectura de los artículos. Cuando egresan del almacén atraviesan un portal de lectura de salida. En este momento los artículos se restan del inventario y su estado cambia de “almacenado” a “en camino”.

4. Ingreso a Tienda: al ingresar los productos a la tienda se los interroga con un lector de mano. De esta forma, se actualiza el inventario de la tienda.

 

5. Control de Faltantes y Experiencia con el usuario: una extensión de la solución puede ser el control de productos faltantes en góndola. Así, es posible contar con los productos disponibles en todo momento para aumentar las ventas. Asimismo, se puede anexar una experiencia con el cliente. Por ejemplo, en el caso de indumentaria pueden colocarse vestidores inteligentes que lean la prenda en probadores y le brinden detalles del producto al usuario.

 

6. Sistema anti vandálico: utilizando la misma etiqueta de RFID puede desarrollarse un sistema anti robos. Para esto es necesario colocar lectores en las salidas de la tienda. Los productos que no pasen por caja tendrán el estado “en venta” y en tal caso podrán hacer sonar una alarma o alertar al guardia de seguridad con un mensaje.

 

 

Control de Stock en tienda y/o pequeños almacenes

 

rfid en indumentaria

La solución puede ser aplicada sin tener acceso a la línea de producción. En este caso, los pequeños almacenes o las tiendas deberán colocar la etiqueta RFID y especificar los datos de cada artículo cuando reciben los productos de los proveedores.

 

Luego de pasar por un portal o interrogarlos con un lector móvil los productos se actualizan en el inventario dentro del sistema de gestión. A partir de allí pueden diferenciarse dos ubicaciones: tienda o depósito.

 

De esta forma, se pueden aplicar los anexos de control de faltantes, el sistema anti vandálico, y trabajar sobre la experiencia con el usuario de una forma creativa y sin límites.