IoT automatiza las pruebas de frenos ferroviarios

iot frenos

IoT automatiza las pruebas de frenos ferroviarios

La empresa europea de logística CFL Multimodal ha implementado un sistema que utiliza la tecnología de Internet de las cosas (IoT) para rastrear sus vagones de mercancías a medida que pasan por Europa y cruzan la Nueva Ruta de la Seda hacia China. El sistema emplea la tecnología IoT y consiste en una caja instalada en cada automóvil, que se comunica a través de señales de radio de onda corta a otras cajas, mientras aprovecha una conexión celular GSM a la nube.

El sistema está destinado a mejorar los procesos operativos al reducir el tiempo requerido para las pruebas de frenos del tren y proporcionar datos automatizados sobre la funcionalidad de cada conjunto de frenos. La segunda característica puede ayudar a garantizar que los frenos no fallen durante el tránsito entre estaciones.

 

¿Qué es el Internet de las Cosas -IoT-?

 

Los objetivos a largo plazo de CFL son desplegar su solución completa de tren digital para automatizar la gestión de la carga y la seguridad de los frenos, y compartir datos relevantes con los miembros de la cadena de suministro.

«El objetivo de CFL es digitalizar todas las operaciones relacionadas con el control de trenes para mejorar el proceso operativo totalmente manual», dice Marc Valette, director de innovación de CFL. Mediante el uso de la tecnología IoT, la compañía tiene la intención de reducir la cantidad de tiempo requerida para preparar los trenes para el tránsito, así como mejorar el control de seguridad al hacer que el proceso de prueba sea más transparente y automatizar el registro de datos.

 

Ver Software de Gestión de IoT

 

Testeo de Frenado

La prueba de frenos es una parte esencial de la gestión ferroviaria que puede prevenir fallas o accidentes catastróficos. Si un tren funciona mal después de haber salido de la estación, es lo peor que puede pasar. Tal escenario podría no solo arriesgar la seguridad de los operadores y la carga a bordo, sino también interrumpir todo el tránsito en esa línea ferroviaria.

El sistema de prueba de frenos, implementado para prevenir tales accidentes, ha cambiado poco en los últimos 100 años. Un ingeniero conduce el tren hacia adelante, y una persona en el suelo confirma visualmente que cada tren está frenando correctamente.

Este proceso tarda aproximadamente 45 minutos en completarse para un tren de 700 metros, mientras que el sistema IoT requiere solo 15 minutos.

Para esto se conectan múltiples sensores al sistema de frenos de una manera no intrusiva. Esos sensores están diseñados para detectar cuándo se conectan y sueltan los frenos. Las cajas vienen con datos de GPS, así como numerosos sensores.

Sin embargo, el objetivo a largo plazo va mucho más allá de las pruebas de frenos. La compañía espera crear una red que se pueda compartir con toda la comunidad de partes interesadas, incluidos los propietarios de vagones, propietarios de carga, fabricantes de automóviles y propietarios de líneas ferroviarias. Eso podría ayudar a las empresas a gestionar no solo los datos de seguridad, sino también la ubicación de la flota con fines de programación, y proporcionar visibilidad puerta a puerta para los propietarios de carga.

En el futuro, el sistema podría utilizarse para el mantenimiento predictivo y para controlar cuándo se envían vagones para su reparación en partes específicas de la estación de ferrocarril. El sistema apunta a hacer que la preparación del tren sea más eficiente y precisa.

Al usar el sistema,  CLF ha descubierto hasta la fecha que ahorró 30 minutos en cada proceso de prueba, y que ha podido monitorear continuamente el sistema de frenos después de que el tren sale del punto de origen.

Fuente: RFID Journal

No Comments

Post A Comment